Miel y Cannabis: una mezcla necesaria en la medicina natural

El cannabis y la miel son conocidos por  tener  muchas propiedades curativas, por lo que la combinación de estas sustancias es una excelente receta para una buena medicina.

.Image

El cannabis tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Además de fumar, vaporizar o comer  cannabis, diversas preparaciones de cannabis también se pueden usar por vía tópica, si se preparan correctamente. Los receptores cannabinoides se han identificado en las células nerviosas y mastocitos en la piel humana, otro indicador de que el cannabis puede tener efectos sobre la piel.

La miel también tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, que pueden variar según su origen floral, así como con la forma en que se procesó. Antes del descubrimiento de la penicilina, la miel era muy conocida y frecuentemente utilizada por sus propiedades curativas. A medida que se  han retomado estos conocimientos, los profesionales médicos están regresando a este recurso sencillo y natural .

La miel se compone principalmente de glucosa y fructosa. Su acción antibacteriana se debe a un peróxido de hidrógeno de origen natural, así como su alta acidez y alto contenido de azúcar. La miel de Manuka activa, hecho con  flores del árbol del té (Leptospermum), tiene componentes adicionales, incluyendo methylglyoxyl , que mata a los gérmenes.

Algunos cannabinoides – CBD , THC , CBG – y otros componentes no cannabinoides de la marihuana (como los terpenoides) muestran actividad antibacteriana no sólo sobre heridas comunes y corrientes, sino contra el MRSA, la cepa resistente de Staphylococcus aureus a menudo denominada como la “bacteria carnívora”. Del mismo modo, estudios de miel de Manuka activa han demostrado un efecto similar. El uso de la miel en una quemadura o una herida inicialmente provocará una picadura, pero funciona muy bien para facilitar la curación.

El cannabis es conocido también por detener las náuseas y los vómitos, así como disminuir la velocidad de un sistema digestivo hiperactivo. Y añadir algún concentrado de cannabis a esta miel de Manuka activa, que se ha demostrado que disminuye las bacterias que causan las úlceras de estómago y diarrea, así como para ayudar en la rehidratación durante una enfermedad,  de seguro es una combinación ganadora.

En algunos estados de EE.UU, es posible encontrar mezclas de miel y cannabis ya preparados. Si deseáis hacerlo vosotros, recuerdaros que el cannabis no es soluble en miel, por lo que el primer paso es realizar una tintura. Una vez que la tintura está lista, agregar una  parte igual de miel y luego aplicar calor para eliminar el alcohol (si se utiliza una tintura en base a glicerina sólo mezclarlos juntos). A pesar de la pérdida de algunos nutrientes durante las altas temperaturas, los efectos antibacterianos no se pierden en este proceso.

La próxima vez que tengáis un malestar digestivo, dolor de garganta o un corte, tratar de usar la miel de cannabis os sorprenderéis de los resultados.

Autor: Cheryl Smith

Fuente: Canabis Now Magazine

Traducción: Karina V.

Anuncios